miércoles, 26 de septiembre de 2012

Jueves de Retrum: Primer Fanfic del Concurso

Hola mis amados palidos! 
Como llevais la semana?
Ya habéis empezado clases?
Yo las empiezo hoy (que pereza xD)

Os traigo el primer fanfic que nos ha llegado desde Colombia! 
La Autora Ana Maria ha sido la mas rápida en escribir su fanfic. 

Desde esta semana nos dedicaremos a colgar cada jueves todos los fics
que nos vayan llegando, asi que ya sabéis...
ANIMOS A PARTICIPAR!

Habían pasado cuatro años aproximadamente desde lo sucedido con Morti y Alba que aún me daba cierto escalofrío al recordarlo. Ahora todo era normal para nosotros y marchaba bien incluso cuando pasamos un tiempo sin contacto con Lorena. Ahora estábamos todos en el apartamento de Robert y Birdy disfrutando de una maratón de películas de terror y nos las apañábamos para caber los cinco en el sofá de la sala con nuestras bebidas y algunos bocadillos que habíamos preparado para el largo tiempo que estaríamos sentados frente al pantalla plana que habían adquirido el verano anterior.
Alexia apoyó su cabeza suavemente en mi hombro y me susurró un disimulado “te quiero” al oído que respondí con un pequeño beso en la sien. Robert y Birdy estaba igual o mas cerca que nosotros dos y podía ver que Lorena estaba un tanto incómoda con el amor que flotaba en el aire, así que decidí estirar mi brazo hacia ella invitándola a recostarse si quería. Al ver mi gesto hacia ella, Alexia sonrió suavemente y besó mi mejilla.
La película no era muy buena en sí, pero tenía unos efectos que erizaban la piel y los gritos nos hicieron cerrar los ojos más de una vez. Justo en la escena en que la chica iba a ser exorcizada, Alexia me pellizcó los costados con sus uñas y emitió un grito similar al de la actriz y todos saltamos (incluso se escucho un grito desde los brazos de Robert) mientras ella se reía a carcajadas.
-¡No vuelvas a hacer eso! –el cojín que tenía Birdy se estampó contra su rostro contraído por las carcajadas.
-Debieron ver sus caras, ¡fue épico! –Ella trataba de incorporarse pero su ataque de risa no se lo permitía, momento que fue aprovechado por Lorena y Robert para atacarla con varios cojines.
-Sí, muy divertido –refunfuñó Lorena estrellando el cojín en la cabeza y piernas de Alexia- No vuelvas a hacerlo ¿quieres?
-Oh vamos, no fue algo tan malo…un sustito de vez en cuando fortalece el corazón –me guiñó el ojo y volvió a recostarse en mi regazo para que acariciara sus cabellos.
-Algún día te regresaré ese susto –susurré en su oído y besé su mejilla con suavidad mientras mis dedos se paseaban suavemente por la piel de su brazo, enfundado nuevamente en sus guantes de Gilda.
-Quiero ver que lo intentes –respondió con una bella y misteriosa sonrisa seguida de su lengua asomándose por sus labios antes de que su rostro girara de nuevo hacia la pantalla.

De regreso a Londres después de varias semanas de estar en Barcelona con los chicos, Alexia me pidió que pasáramos por el cementerio donde estaban los restos de su hermana. Hace mucho tiempo no habíamos estado en un cementerio, salvo esa vez en el invierno anterior en que quisimos hacerle una visita a Alba, así que accedí, pues creí que sería algo bueno para ella.
-No tienes que entrar si no quieres –murmuró bajando la mirada hacia la flor violeta que reposaba sobre sus manos, haciendo que algunos mechones de su flequillo cayeran hacia sus ojos. Tomé una de sus manos y sin decir nada crucé las puertas del cementerio con ella a pocos pasos detrás de mí.
-Te dejaré un momento a solas –besé su frente y conduje su mano hacia la lápida de Mirta antes de perderme entre los nichos cercanos, lo suficientemente cerca para escucharla una canción que me rompió el corazón.

Little Sister,
Playing hide and seek
Even though momma told you I'm really gone
If you miss me
Sneak a peek at my diary
Or read the peek-a-boo sky that lights the night

I'll say this once:
Light up the night
Stardust!
When it hurts inside
Read all the signs
Follow
It's okay to feel down
And just remember
That nothing's made to last
I know you're sad
That too will pass
That too will pass
In passing

Little sister
Ignore local news
Papers come from trees we'll never climb
What a joke!
They made me look so sad
That bad bad lake's okay; it washed through my hair
[ Lyrics from: http://www.lyricsmode.com/lyrics/i/indica/in_passing.html ]
And the waves said:
Light up the night
Stardust!
When it hurts inside
Read all the signs
Follow
It's okay to feel down
And just remember
That nothing's made to last
I know you're sad
That too will pass (x4)
In passing

Light up the night
Stardust!
When it hurts inside
Read all the signs
Follow
It's okay to feel down
And just remember
That nothing's made to last
I know you're sad
That too will pass
That too will pass
In passing

You'll recall our past
Till one day
You too will pass.








Hermanita, 
Jugando a las escondidas
Aunque mamá te dijo que en verdad me fui
Si me extrañas,
Hecha un vistazo a mi diario
O leer en el cielo la luz de la luna que ilumina la noche

Diré esto una vez:
Ilumina la noche,
Polvo de estrellas
Cuando te duela por dentro
Lee las señales y síguelas
Está bien sentirse mal
Sólo recuerda que nada está hecho para durar 
Sé que estás triste,
Eso también pasará
Eso también pasará 
De paso.

Hermanita
Ignora las noticias locales
Papeles que vienen de árboles que nunca escalaremos
Qué broma,
Me hacen ver tan triste
Ese lago malo, malo está bien, sino que se lava a través de mi pelo

Y las olas dijeron:
Ilumina la noche,
Polvo de estrellas.
Cuando te duela por dentro
Lee las señales y síguelas
Está bien sentirse mal,
Y Sólo recuerda 
Que nada está hecho para durar.
Sé que estás triste, 
Esto también pasará (x4)
De paso, De paso.

Tú recordarás nuestro pasado
Hasta que un día
Tú también pasarás.


(Indica – In Passing)

Para cuando regresé los ojos de Alexia estaban húmedos y fijos en la inscripción de la lápida.
-Es una hermosa canción –murmuré y me arrodillé a su lado para abrazarla.
-La escribí cuando tuvo su primera ruptura. Yo estaba con Lorena y Robert paseando por Barcelona y no estaba en casa, me lo contó en un chat y decidí que debía hacer algo para hacerla sentir mejor. Por esa época no estábamos tan mal –sonrió con tristeza y se abrazó a mi cintura.
-Estoy completamente segura de que la hiciste sonreír, de verdad es muy hermosa
-Para cuando la terminé no había regresado, así que le dije que hiciéramos un video- llamado y así se la canté. Recuerdo que se puso a llorar y me dijo que cuando llegara lo primero  que debía hacer era abrazarla para que pudiera llorar un rato. Siempre lo hacíamos, de pequeñas cuando ella se sentía enferma dormíamos juntas, eso la hacía sentir mejor.
-Se llevaban muy bien, no entiendo como acabaron peleadas de esa forma.
-Ni siquiera yo lo sé, dudo que ella misma lo supiera –Se apartó el cabello de los ojos y los limpió con el dorso de su mitón- Fue un poco después de que yo comenzara a andar con Morti.
-Pudieron haber sido celos, ¿nunca lo pensaste así? –cambié mi posición y quedé sentado frente a la tumba.
-¿Celos por ese idiota? –Resopló- lo dudo bastante.
-No, no celos porque le gustara Morti, sino celos porque estaba perdiendo a su hermana por un tipo cualquiera.
-Nunca lo vi de ese modo…y no lo creo sólo no sé por qué nos distanciamos tanto…y tampoco sé por qué estoy llorando. Ha pasado mucho tiempo y si bien estoy en proceso de superarlo no sentí ganas de llorar antes.
-No quería decirlo en voz alta pero estás mucho más sensible ahora.
-¿Tú lo crees? –Levantó su rostro y me miró directamente a los ojos con incredulidad.
-No solo yo –asentí con la cabeza. De hecho, antes de regresar hablé con Robert sobre el tema para confirmar de que no fuera sólo mi impresión, y él, Lorena. Birdy y yo llegamos a la conclusión de que estás muy sensible.
-Vaya…no lo había notado. En fin, vámonos ya a casa.- Alexia dejó un beso suave en la flor antes de dejarla descansar sobre la tumba y se levantó lentamente.- ¿Me veo muy mal?
-Se te corrió el maquillaje, pequeña Siouxsie–sonreí suavemente mientras limpiaba los restos de negro de sus mejillas y ella sonrió a su vez.
-No puedo creer que sigas a mi lado
-¿A qué otro lugar podría ir? Eres lo único que me importa –ella sonrió y me besó suavemente, pero se apartó demasiado pronto- Está anocheciendo, hay que salir.


De regreso en la barcaza, Alexia se tendió sobre la cama y cerró los ojos con la excusa de que necesitaba descansar. Me acosté a su lado disfrutando de su imagen dormida, me encantaba verla dormir. Sus cejas se fruncieron en un momento y su labio tembló con suavidad, como si fuera a llorar nuevamente; lo único que pude hacer fue acariciar su mejilla y acallar sus sollozos. Para mi sorpresa se tranquilizó y siguió durmiendo plácidamente durante varias horas.
¿Hace cuanto estás ahí mirándome? –Su voz aún sonaba adormilada y me sonrió suavemente posando su mano en mi mejilla, la cual tomé y besé con delicadeza.
-No mucho en realidad. De hecho siempre te veo dormir, te ves tan hermosa mientras lo haces –confesé y fui correspondido con una hermosa y amplia sonrisa.
-Bobo –de sus labios se escapó una risita musical y delicada que me cautivó por completo- ¿Dormí mucho tiempo?
-Unas dos horas, más o menos.
-Mierda, duermo mucho por estos días…me siento cansada.
Una idea vaga me pasó por la cabeza al escucharla decir eso y recordé un documental que había visto unos meses atrás porque no podía conciliar el sueño. Alexia me miró confundida, pues me conocía tan bien que sabía que tenía algo en mente y levantó su ceja invitándome a hablar.
-¿No estarás….ya sabes, embarazada?- sus pestañas se abrieron y se cerraron con rapidez repetidamente con las cejas fruncidas y después de unos minutos sus dedos se movieron, adiviné que estaba haciendo cuentas.
-Ahora que lo mencionas…no le había prestado atención pero…de hecho tengo un retraso de algunas semanas.
-¿Cuántas exactamente? –Murmuré con incredulidad-
-Si no me equivoco son unas cuatro.
-Es casi un mes…-susurré para mi mismo y giré a verla. Podía vislumbrar un destello de confusión y sorpresa en los ojos de Alexia, quien no dejaba de parpadear como si tratara de despertar de un sueño.
-¿Nos vamos a quedar aquí mirándonos como tontos o vamos a ir por una prueba? –dijo empujando mi brazo suavemente-
-Si quieres quédate. Llama a Lorena y a Robert, yo voy a comprarla ¿de acuerdo? –besé su frente y salí corriendo en dirección a una tienda farmacéutica mientras ella se quedaba llamando a nuestros amigos.

No podía creer lo que pasaba, era raro e inesperado pese a que Alexia estaba próxima a cumplir veintiún años, su posible embarazo era algo que nunca planeamos o imaginamos. Sin embargo no pude evitar imaginarla con una pequeña bebé igual a ella entre sus brazos y sonreír. Mientras iba de regreso a la barcaza con la prueba en la mano, me di cuenta de que estaba ilusionado ante la idea de ser padre, mucho más si la madre era mi hada oscura. Entré a “The Heart Of Chambers” con una sonrisa disimulada y me senté junto a Alexia, podía ver que aún estaba en shock. Le ofrecí la caja en silencio y ella se levantó rápidamente para ir al baño.
Mientras estuve esperando unos diez o quince minutos a que saliera del baño, mi celular comenzó a sonar y pude ver en la pantalla que se trataba de Robert. Él comenzó a hablar sobre lo que Alexia le había dicho y quería saber si era verdad; justo cuando iba a decirle que en ese momento no tenía idea, ella salió trémulamente con las manos un poco temblorosas.
Le dije a Robert que me esperara unos segundos y dejé el móvil sobre la cama para levantarme, pero sentía los pies clavados al piso. Alexia sonrió de lado con un brillo de entusiasmo en sus ojos y giró la prueba para que yo pudiera verla. ¿El resultado? Positivo.
Sonreí ampliamente y corrí hasta a ella levantándola de la cintura seguido de unas risitas en voz baja y varios besos. La dejé de nuevo de pie frente a la cama y tomé el móvil; mis palabras fueron nerviosas y alegres…en realidad sólo quería decirlo pero las palabras “¡Voy a ser padre!” salieron prácticamente en un grito. Colgué el teléfono y giré a ver a Alexia, ella seguía mirando la prueba con una sonrisa y lágrimas en los ojos.
-¿Sabes qué soñé anoche? Soñé con Mirta: la abrazaba y le decía que la adoraba y que me sentía culpable. Le pedí perdón y ella me dijo “no seas tonta, no fue tu culpa” después de eso ella me ponía la mano en el vientre y me sonreía, no era una sonrisa cualquiera, era como de complicidad. Luego de eso desperté.


Robert, Birdy y Lorena llegaron a Londres el día en que celebrábamos los 4 meses de gestación. Querían ver con nosotros la primera ecografía del bebé, así que quedamos de encontrarnos en la estación de trenes para ir al hospital.
-¡Mírate! Oh bruja, ¡estás tan enorme! –Lorena se echó a los brazos de Alexia con suavidad y ella la abrazó con fuerza antes de poner la mano en el vientre que ya se asomaba.- No puedo creerlo, son unos cachondos.

-¿Y tú vienes a decirlo? Los extrañé mucho, no tienen idea –Alexia sonrió triunfalmente y tomó la mano de Robert después de besar la mejilla de Birdy.
-No te vayas a poner a llorar, en serio no lo hagas –Dijo el gentleman abrazándola con una risita que ella respondió con un codazo suave en las costillas.

Después de dejar las maletas en el hotel en que iban a hospedarse, (pues en la barcaza no había espacio para todos) partimos hacia el hospital con nerviosismo. Alexia apretaba mi mano mientras los demás le hacían preguntas acerca del bebé y el babyshower pálido que Lorena comenzaba a planear. Yo pensaba en cómo sería la mejor forma de decirle a nuestros padres y esperaba que Mirta y Julián estuvieran festejando en donde fuera que estuvieran.
A medida que nos adentrábamos en los pasillos del hospital sentía que mi ansiedad y emoción crecían, todos estábamos en el mismo estado y empeoró cuando entramos al consultorio del Doctor, quien hizo que Alexia se recostara y levantara su blusa hasta debajo de sus pechos para poder evaluar al bebé.
Según lo que nos decía sus latidos eran perfectos y su tamaño normal. Lorena estaba impaciente junto a ella y le apretaba la mano; Birdy estaba a sus pies apretando sus rodillas suavemente y Robert ocupaba un lugar junto a mí, agachado y con su mano apretando el hombro de Alexia con suavidad mientras yo tomaba la pálida mano de mi hada oscura.
Finalmente el Doctor nos dijo que tendríamos una niña y las chicas estallaron en grititos besando y abrazándola, ella estaba llorando de emoción y Robert me abrazó con fuerza antes de besar la frente de mi amor.
Los meses pasaron, la bebé crecía cada vez más y Alexia se veía cada día más radiante. Recibíamos los llamados de nuestros amigos todos los días y una vez al mes pasaban a visitarnos, prometiendo estar el día del parto.

Habíamos decidido llamar Mirta a la pequeña, en honor a la hermana muerta, pues ella dijo que estaba segura de había algo de ella en nuestra hija y que lucía igual a las fotos que tenían en casa de cuando eran pequeñas. Así pues, continuaríamos con su legado y Mirta seguiría viva en esencia, aspecto, y espíritu.

 Esto es todo por hoy queridos,
nos vemos la próxima semana,
espero seguir recibiendo vuestros fics.

Besos pálidos.
Nitra.

3 comentarios:

  1. Es muy tierno, especialmente el final. Es en cierto modo como si Mirta renaciera en ese precioso bebé :)

    Me ha gustado mucho el fic.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho en fanfic, y sigue bastante el rollo que lleva Francesc al escribir Retrum, mola mola.

    Eso sí, niños, que sepáis que existen los condones para prevenir los embarazos. Y que ahora con la modificación de la ley del aborto en el Código Penal, vais a flipar. Así que precaución y buenos hábitos xD.

    ResponderEliminar
  3. En su momento no lo comenté porque iba de aquí para allá, pero este fanfic me parece impresionante. Ha captado superbien el estilo de la novela original. ¡Muchas felicidades, Ana Maria!

    ResponderEliminar