viernes, 19 de octubre de 2012

Jueves de Retrum: Fanfic de Rebeca


Hola chicos!!
¿Que tal la semana?
¿Ya empezáis los examenes?
Os recomiendo que desconectéis con este estupendo fanfic de Rebeca, personalmente me ha gustado muchísimo el final, intrigante, muy al estilo Francesc xD

Siento no haber publicado ayer, pero estuve en la presentació de Play de Javier Ruescas y me resultó imposible, lo siento :( 



Love’s the funeral of hearts and an ode for cruelty when angels cry blood on flowers of evil in bloom”. - H.I.M. -
La muerte siempre ronda cerca esperando su momento para florecer. 
En un leve instante dejamos de existir para convertirnos en polvo de recuerdos al ser abrazados por su respiración. Ese instante puede llegar en cualquier momento. Los azares del destino hablan y los corazones callan.
Lo que no sabían los cuatro pálidos es que la dama negra estaba caminando muy cerca de ellos, sin perderlos de vista, agazapada entre las sombras.
Había acontecido bastante tiempo desde la última vez que se habían reunido.  Alexia y Chris seguían juntos viviendo en su ‘Heart of Chambers’, y Lorena y Robert vivían juntos en Barcelona como pareja después de que este último terminase con Birdy -que andaba perdida en un mundo de encuentros y desencuentros, iluminada por el “STARDUST”, entre caravanas en mitad del desierto, estrellas y música glam-. 
Las llamadas eran continuas cada mes, sin embargo por diferentes motivos hacia mucho que no se encontraban cara a cara los cuatro. Por eso querían que su encuentro fuese especial, querían recordar su vida anterior, los buenos momentos, lo que les unió.
Lo que desconocían era la aventura que el destino les tenía preparada.
Cuando una parte del pasado regresa hay piezas de nuestros antiguos puzzles que también retornan a nuestro presente. Y quizá esas piezas pretendan regresar para resquebrajar la armonía.

Después de pasar el día de compras por las calles del barrio de Camden Town entre turistas y bohemios alternativos, y comiendo comida turca sentados en las vespas que miran al canal, decidieron que al atardecer volverían a Highgate. Allí donde tuvo lugar uno de los momentos más trágicos de sus vidas, la muerte de Mirta. Allí donde fue enterrada “Alba”, la nieve negra que al final volvió a ser blanca y con la que Alexia y Chris se hermanaron en busca de respuestas antes de empezar una nueva etapa…
Decidieron que bajo la luz de las estrellas se hermanarían los cuatro con ella y bajo la solapa de sus cuatro rosas moradas descansaría la misma pregunta esperando a ser contestada al amanecer.
El tiempo aconteció deprisa entre sonrisas, recuerdos, abrazos y caricias. En un leve suspiro cruzaron los muros del cementerio, y se sentaron frente a la tumba de Alba rodeados por sus pertenencias. Extendieron sus sacos de dormir, se sentaron sobre ellos, se maquillaron los unos a los otros, y prendieron de sus ropas negras la flor morada con una pregunta sencilla.
¿Seguiremos unidos y felices sin sobresaltos?
La luna llena se erigió en su trono para dominar el cielo. Junto a ella todas las estrellas afloraron aquella noche -las que estaban cerca y cuyo brillo era anulado por su proximidad a la luna, las que titilaban con fuerza, y aquellas que lo intentaban en la lejanía casi a punto de consumirse-, queriendo ser partícipes de lo que sucedería con el paso de las horas. Aunque ellos no pudieran verlas.
Los cuatro pálidos encendieron unas velas, y entre los sorbos de té caliente que habían transportado en un viejo termo, fueron leyendo fragmentos malditos y relatos de amores inmortales.
Comenzaron, bajo el tintineo de sus linternas, con el relato de Edgar Allan Poe, titulado: Ligeia. Fue Alexia la primera en comenzar a leer la edición de ‘Felix Martin’ para después ceder el turno a Robert y Lorena.
Su voz serena comenzó a relatar esa historia bella y lúgubre de amor, recuerdos y almas atormentadas, rasgando la niebla que había comenzado a nacer, haciéndose fuerte a cada segundo:
<< Por mi vida que no puedo recordar ahora cómo, cuándo, ni, si quiera con precisión, dónde conocí a lady Ligeia. Muchos años han transcurrido desde entonces, y mucho sufrimiento ha debilitado mi memoria…>>
Entre las sombras una sonrisa tenebrosa sonreía silenciosamente escuchando cada palabra, cada comentario, espiando cada gesto, cada caricia, cada beso. 
Y junto a los fuegos fatuos danzaba sin prisas la muerte esperando su momento.
El relato de Edgar Allan Poe llegó a su final. Le tocaba leer a Chris y para su narración eligió dos poemas del poeta maldito “Charles Baudelaire” y sus “Flores del Mal”.
Sucede que a veces nuestras decisiones hablan más de lo que nosotros pensamos. A veces nuestros pensamientos se adelantan a ciertos acontecimientos sin que nosotros seamos conscientes verdaderamente. 
Entre miradas furtivas a Alexia susurró el poema titulado “La Antorcha Viva”:
<<Llenos de luz caminan ante mí esos dos ojos,
que ha imantado sin duda un Ángel muy sapiente;
caminan, esos santos hermanos -mis hermanos-,
agitando en mis ojos sus fuegos diamantinos. 

Salvándome de todos los pecados mortales
y trampas, por la senda de lo Bello me guían;
y son mis servidores y soy yo esclavo suyo;
mi ser todo obedece a esa antorcha viviente.
…>>
Lorena y Robert no pudieron evitar sonreír al ver las miradas de enamorados que emitían sus dos amigos, las mismas que ellos se habían regalado entre cada palabra. Cerca de allí un corazón se sentía abrazado por la envidia, la rabia y la ira. Tras sus pupilas llameaban como el fuego los peores pensamientos.
Ajenos a aquellos sentimientos, los cuatro amigos siguieron disfrutando de su encuentro literario. Y entre el parpadeo de las velas que danzaban al compás de sus respiraciones, la luz de la linterna de Chris descubría las letras negras sobre el papel blanco, mientras que Alexia, Robert y Lorena atentos a cada palabra, empuñaban sus faros de luz en dirección a sus propios rostros, dando a la narración un toque de ultratumba. 
Entre los resquicios del poco viento que acariciaba sus cuerpos y ondeaba sus cabellos, surgió de nuevo la voz de Chris para recitar un soneto:
<<La Muerte de los Amantes:
Tendremos divanes profundos cual tumbas,
lechos de ligeros aromas repletos, 
y flores extrañas sobre las repisas,
que bajo los cielos más bellos se abran.

Usando a porfía su calor postrero,
nuestros corazones serán dos antorchas,
que reflejarán sus dobladas luces
en nuestros espíritus, espejos gemelos.

Una noche mística, de rosa y azul,
intercambiaremos un único rayo,
cual largo sollozo, repleto de adioses;
y más tarde un Ángel, abriendo las puertas,
leal y gozoso, vendrá a reanimar,
los sucios espejos, las llamas extintas.>>

- Si supieran lo que les espera, lo cerca que están de ser llamas extintas, quizá Chris hubiese escogido otros versos, jaja…- susurró en voz muy bajita cierto corazón que ahora volvía a sonreír sin detenerse.

Tras la lectura, el frío comenzó a silbar tan cerca de su piel, que decidieron acurrucarse juntos en sus sacos frente a la lápida de Alba, para dormir. La niebla les hizo estremecerse varias veces mientras intentaban conciliar el sueño. Una parte de ellos estaba intranquila hacía rato. Ellos lo achacaban al frío londinense pero en el fondo de su alma, los cuatro tenían miedo a que algo malo les pudiese atacar de nuevo, como años atrás. Y no estaban tan equivocados.
Apagaron las velas y mantuvieron dos de sus linternas encendidas para que la oscuridad de aquella madrugada de Septiembre no fuese completa. La luna seguía espiando sus breves movimientos, alerta, esperando nuevos acontecimientos.
Sin embargo no sucedió nada.
Al amanecer Chris, Robert y Lorena se despertaron sobresaltados al escuchar una voz dulce pero de ultratumba que entonaba una canción del grupo finlandés de Love Metal, H.I.M.
Unas palabras de “Death Is in love with us” comenzaron a surgir entre el balanceo de un viento frío y huracanado:
<<It’s not our fault if death’s in love with us…The Reaper holds our hearts…”>>
Fue entonces entre palabras de muerte cuando se percataron de que Alexia no estaba a su lado.
Los peores presagios les acariciaron erizando su piel, un sudor frío comenzó a resbalarse por la nuca de los chicos entre respiraciones aceleradas. Sin preocuparse de nada más, comenzaron a correr en busca de Alexia por los alrededores.
- Alexia, Alexía…-gritaron una y otra vez los tres amigos sin obtener más respuesta que el eco de sus propias voces.
El miedo se instaló en sus corazones, el viento frío no cesaba. Y dentro de ellos sabían que esa voz de ultratumba era la de Alba que les estaba avisando de que algo malo había sucedido o estaba por suceder.
Estaban llegando a la tumba de Karl Marx cuando se cruzaron de frente con una chica de pelo corto color rojo sangre que llevaba una camiseta del grupo “Children of Bodom”, donde la muerte estiraba la mano en señal de que la acompañasen, y bajo ella rezaban las palabras: “Follow the Reaper”.
La chica llevaba en sus manos dos rosas, una de color negro y otra de color morado. Al pasar junto a ellos les sonrío levemente antes de detenerse frente a una tumba de rodillas y posar sobre el mármol blanco sus flores.
El mensaje estaba claro.
Primero la canción, luego la camiseta de la chica, las flores.
La muerte estaba muy cerca de ellos.
Y así era.
Chris gritó de nuevo el nombre de su amada y como respuesta, tras la tumba del filósofo, sociólogo y militante comunista, apareció un viejo enemigo con Alexia delante de él.
- ¡Hola chicos! ¿Sorprendidos? -pronunció Morti.
El chico había aprovechado un permiso del centro psiquiátrico debido a la muerte de un familiar, para trasladarse a Londres después de enterarse por las redes sociales del viaje de Robert y Lorena a la capital londinense, y así poder llevar a cabo la venganza que llevaba tiempo planeando.
No le bastó con beber de Alexia casi hasta matarla, había decidido que esta vez se la robaría a los pálidos para siempre. Si no era suya no sería de nadie.
Los chicos no se atrevieron a dar ni un solo paso. Morti tenía una daga con una calavera a escasos centímetros de la yugular de Alexia. Un solo movimiento y la afilada cuchilla le arrebataría la vida a su amiga.
-Despídete de ellos, quiero que te vean morir - gritó el chico sin ser obedecido, porque Alexia no podía hacer otra cosa más que mirar a sus dos amigos y a su amor, y deshacerse entre lágrimas silenciosas.
- Yo lo haré por ti, adiós chicos - gritó de nuevo Morti apretando el cuchillo con más fuerza sobre el cuello de Alexia.
La primera gota de sangre cayó al suelo y como respuesta el viento huracanado que antes les había despertado volvió a surgir de la nada asustándoles demasiado.
Fue entonces cuando se dieron cuenta de que Morti levantó los brazos en alto y soltó a la chica. Momento que aprovecharon los cuatro pálidos para ponerse a salvo.
El viento volvió a silbar fuertemente, y frente a ellos vieron a su peor enemigo posando la daga sobre su muñeca izquierda. Incrédulos vieron como la fue deslizando lentamente abriendo sus venas en dos antes de clavársela justo en el corazón…
La voz dulce de ultratumba volvió a canturrear “Death’s in love with us”.
Las gotas de sangre que se precipitaron del cuerpo de Morti se deslizaron sobre el cemento para crear dos palabras sencillas que los pálidos entendieron enseguida.
“AHORA SI”. 
Era Alba, salvándoles una vez más desde el otro lado. Respondiéndoles después de una noche de hermanamiento.

Sucede que a veces la muerte está demasiado cerca. A veces los amores no correspondidos son el funeral de nuestros corazones. A veces las flores del mal que llevamos dentro acaban por florecer y desangrarnos. Los azares del destino hablan, los corazones callan, y la sangre enmudece para comenzar a caminar tranquila.
Ahora los cuatro pálidos podían estar unidos para siempre, juntos y felices sin nada que enturbiase sus latidos. 
Love’s the funeral of hearts and an ode for cruelty when angels cry blood on flowers of evil in bloom”. - H.I.M. -

Rebeca Bañuelos Ortiz.

7 comentarios:

  1. Gracias por colgar mi fanfic Nitra!!

    Espero que os guste al menos ls mitad de lo que me gustó a mí escribirlo. Mi primer fanfic!!;-)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho tu fanfic Rebeka! :3

    Besos Pálidos

    ResponderEliminar
  3. Ha quedado fantástico, Rebeka!!!

    Es un fanfic 100% Retrum.

    NIVELAZO.

    ¡Besos pálidos!

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho, maldito Morti... ¬_¬ menos mal que Alba decidió intervenir desde el más allá.
    Ha sido espeluznante ver lo cerca que han estado de no volver a contarlo, especialmente Alexia.
    Esas personas como Morti no saben amar, no aceptan un no por respuesta, desean poseer el cuerpo y el alma de su idolatrado, encerrarlos en vida.

    Al menos ahora podemos respirar tranquilos, sabiendo que nuestros pálidos están a salvo :)

    ResponderEliminar
  5. lo triste es que en serio hay gente como Morti...y lo digo por experiencia,

    ResponderEliminar
  6. Me encantó este fic,
    pero ya digo que no me explayare hasta que demos el fallo xD
    Pero si digo que ya tengo mi fanfic preferido... cual será? jaja

    ResponderEliminar
  7. Me alegro de que te haya gustado Nitra!!
    Ese es el mejor regalo para alguien que sueña con escribir bien algún día. Que sus letras lleguen a las personas que lo leen. Así que mucahs gracias!!! <3

    ResponderEliminar